9 de marzo de 2011

The End (The Doors)



Con la llegada del Blu-ray toda una constelación de películas se re-editaron y llegó a mis manos "Apocalypse Now" de Francis Ford Coppola y apareció soberbia la versión remasterizada de "The End" a cargo de The Doors y una cosa me llevó a otra, revise la película de Oliver Stone de 1991, The Doors, donde creo a mi parecer realizo a la perfección, la ocasion donde The Doors paso con su presentación en el Whiskey a Go-Go de los Angeles a la historia del Rock, con una pieza magistral y una de las mas controvertidas e impactantes en la historia de la música contemporánea, "The End".
 
Una canción de casi 10 minutos, con pasajes verdaderamente hipnotizantes, donde Jim Morrison funge como el director, el maneja los tiempos y las emociones de la misma, el dicta el vaivén de los acordes, Ray Manzarek con su Fender Rodhes, con la parte del órgano sutil y la parte del bajo muy presente, la guitarra de Robbie Krieger simulando citaras y arpegios flamencos, dejando a John Densmore con libertad en las percusiones, manteniendo mudos a todos los presentes, sin saber que estaban a punto de escuchar una frase que dictaría el camino futuro de la banda.
 
Con una letra criptica, haciendo alusión a la vida y la muerte, con un final triste, haciendo metáforas de su infancia y de viejas leyendas que Morrison tomó como propias, como el accidente carretero donde una familia india perdió la vida, argumentando que en ese instante el espíritu de Mojo Risin (El nombre de Jim Morrison encriptado) entro en su cuerpo...para después hacer un interludio donde recrea la condición de Edipo, enamorado de su madre, haciendo una sentencia que lo marcaría a el y a The Doors durante el resto de su carrera:

"The killer awoke before dawn,
he put his boots on...

He took a face from the ancient gallery
And he walked on down the hall
He went into the room
where his sister lived,
and… then he

Paid a visit to his brother, and then he
He walked on down the hall
And the came to a door…and the locked inside
Father, yes son, I want kill you
Mother….I want to….fuck you"


Esa frase causó repudio en muchos sectores conservadores de la época (estamos hablando de 1966) y les costo ser expulsados del Whiskey a Go-Go donde eran la banda fija, pero que también les abrió la puerta de Elektra Records para la grabación de su primera producción.

The End es una canción representativa de la contra-cultura que se fue generando en la época del Peace and Love, donde The Doors contrastaba fuertemente con el contexto y el entorno, situación que los hizo únicos.

Tome prestada parte de la película de Oliver Stone para referencia visual, por derechos de los autores, envío solo la liga para verlo directo de youtube.

FACEBOOK